Los ralladores Microplane: una historia curiosa


Rallador Microplane Foto | Rallador Microplane – nytimes.com

Microplane: de la carpintería a la cocina y ahora al cuidado personal

El otro día compré otro rallador Microplane -tengo varios para distintas aplicaciones- y me dio por mirar un pequeño folletito que tenía colgando del mango. Era la curiosa historia de las herramientas de carpintería Microplane y como pasaron a formar parte indispensable en las cocinas.

Todo empezó en 1990, simplemente como un nuevo tipo de herramienta para madera. El escarpelo Microplane ® fue inventado en 1990 por los hermanos Richard y Jeff Grace en su fábrica Grace Manufacturing Inc. en Russelville, Arkansas, E.E.U.U.

[…]

“Empezamos grabando una serie de agujeros en el metal y despues empezamos a probarlo con cosas”, añade Jeff. “Se sabe en toda la fábrica que mesas ha usado Richard porque todas las esquinas están aplanadas”.

[…]

El gran momento llegó en 1994, cuando Lorraine Lee, una ama de casa de Ottawa, Canada, estaba haciendo una tarta Armenia de naranja. De su desesperación con su antiguo rallador cogió un nuevo utensilio que su marido, Leonard, había traido a casa de su ferretería, Lee Valley Tools. Pasó una naranja por sus cuchillas y se impresionó de lo que vio. Diminutos fragmentos de cáscara de naranja cayeron de la superficie como copos de nieve. Los Lee se asombraron con la herramienta, comieron la tarta y cambiaron la descripción del producto en su catalogo. El rallador Microplane ® acababa de ganar un espacio permanente en la cocina.

Actualmente tienen una línea de cuidado personal a base de limas para pies. Como decía al principio ¡Curiosa historia!

Más información | www.microplane.com

Anuncios

7 pensamientos en “Los ralladores Microplane: una historia curiosa

  1. Ana Segura

    Merecen una entrada así, es que son divinos aunque tengo algo en contra de ellos, me descuido y me corto, arrasan con todo. Este mes ha caído el de tomate, uno grueso, es fantástico pero mi preferido es el de queso parmesano.Un abrazo.Ana

    Responder
    1. Rafa Prades [leoman] Autor de la entrada

      Si Ana, hay que tener mucho cuidado con ellos ya que están formados por multitud de laminas muy afiladas 😉

      Yo tengo tres ralladores y uno que también me encanta (aparte de el de queso) es uno pequeñito para la nuez moscada.

      Un abrazo y buen fin de semana.

      Responder
  2. Mario Bedoya Orozco

    Buenas tardes. Es una herramienta maravillosa por el resultado de pasar especialmente el queso parmesano que es bien duro. Y más aún, a pesar de la dureza del queso, el filo de los agujeros del rallo permanecen tan agudos como si estuvieran nuevos después de cinco años de uso INTENSO en mi restaurante. Uso diario y muchas horas de trabajo arduo.
    Pero… necesito conseguirlo en Bogotá Colombia y no encuentro distribuidor. Por favor, AUXILIO!!!!!!!!!!!!!!!

    Responder
  3. Pingback: Rallador Microplane | webos fritos

  4. Pingback: Rabo de toro con salsa de chocolate y naranja | gastronomía con los cinco sentidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s