¡Marchando una de calamares!


Bocadillos Casa RuaFoto | Rafa Prades – Bocadillos Casa Rua

Que duda cabe que el plato preferido por los españoles es la tortilla de patata en sus múltiples variantes: con cebolla, sin cebolla, calentita recién hecha, fría del día anterior, sola, acompañada de pimientos verdes… pero nada tiene que envidiarle un bocadillo de calamares de los aledaños de la Plaza Mayor de Madrid.

Muchos recuerdos me traen esos bocadillos grasientos de patas de cefalópodos, tomados en mi juventud. Las anillas quedaban para las raciones y las patas sumergidas en una masa espesa para que abultaran, fritos en un aceite de no se sabe cuantas frituras, metidos a presión con los dedos en un bollo de pan donde apenan cabían… en fin, un bocadillo falto de calidad y sanidad, pero que en aquella época me sabía a gloría y eran baratos. Los bares estaban llenos de militares, estudiantes… haciendo cola en el interior o en el exterior junto a un ventanuco por donde te vendían el bocadillo.

Cada Navidad, cuando me acerco a Madrid, me gusta pasear por la Plaza Mayor y como no, me acerco a uno de los bares de la calle Ciudad Rodrigo (antigua calle Nueva), que aún quedan abiertos, a saborear un bocadillo de calamares mientras camino lentamente por los puestos observando las figuritas de los belenes.

¡Que nostalgia!

Sidrería La PequeñucaFoto | Rafa Prades – Sidrería La Pequeñuca

Anuncios

2 pensamientos en “¡Marchando una de calamares!

  1. Cósima

    Rafa, han pasado mas de cuatro años desde que escribiste ésto y todavía sigue siendo un sitio de referencia. Sobre todo para la gente de Madrid. Ayer estaba hasta arriba, y me encantó poder recordar tantos momentos de mochila al hombro que pasé en la cola del Rúa, esperando por mi caña y mi super bocata. Tenemos que repetir. Beatriz se quedó alucinada. No será la técnica de fritura más sana, pero no quedó ni una miga del pan ni pizca del rebozado. De esas veces que la cara solo expresa un momento especial.

    Responder
    1. Rafa Prades [leoman] Autor de la entrada

      Hola Elena, me alegro que aún siga abierto uno de mis lugares preferidos para tomar un bocadillo de calamares con sabor a nostalgia. Me uno a ese bocata cuando repitaís. Esos bocadillos tienen algo que los hace sabrosos y que, como dices, no quede ni una miga y la cara exprese felicidad, satisfacción…

      Gracias por hacerme recordar esos sitios que nunca deberían cambiar a pesar del paso de los años ni la crisis. Besos

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s